Henri Cartier-Bresson y el “instante decisivo”, a 110 años de su nacimiento

Publicado en PANORAMA el 3 de septiembre de 2018.

El tiempo se convirtió en la obsesión vital de Henri Cartier-Bresson. Por más de 60 años se encargó de cazar el “instante decisivo”, el momento irrepetible. Este francés, considerado uno de los mejores fotógrafos de la historia y padre del fotorreportaje, luchó siempre contra el reloj, haciendo lo posible por captar en sus imágenes aquellas emociones efímeras que el alma olvida, pero que el negativo guarda para siempre.

“La vida es muy fluida y a veces las imágenes desaparecen, no hay nada que se pueda hacer, no se le puede decir a la persona ‘por favor, sonría otra vez, haga ese gesto otra vez’. La vida es una sola y para siempre”

A los 16 años, surgió su primer intento por capturar lo que le rodeaba pero a través de la pintura y el dibujo. Nació en Chanteloup-en-Brie, cerca de París, el 22 de agosto de 1908 y se crió en una familia con múltiples inclinaciones artísticas: Un hermano de su padre era pintor y gracias a esta experiencia también se interesó por este arte, puliendo sus habilidades en el taller del profesor André Lhote entre 1927 y 1928, hasta que decidió dejar sus clases para aprender por sí mismo, viajando en primer lugar por África. “Enseñar y aprender no sirve de nada. Lo que cuenta es vivir y observar, mirar. Todas esas escuelas de fotografía no son más que una farsa. ¿Qué es lo que enseñan?”, se cuestionó Cartier-Bresson durante una entrevista concedida a Véra Feyder, en 1969.  Continue reading